IMG-BLOG

Reciclando

Marisa Morell | 17 de Septiembre de 2020 |

Todos y cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de contribuir a mejorar el medio ambiente.

El ritmo de vida moderno nos lleva, en muchos casos, a buscar todo aquello que, teóricamente, simplifica y reduce nuestro esfuerzo para así poder multiplicarnos y desarrollar nuestras distintas facetas como personas: ser padres, trabajar, hacer las tareas del hogar, practicar deporte, leer, ver películas… Esa es una de las razones por las que en nuestros tiempos triunfa la filosofía del usar y tirar.

Todo aquello que tanto trabajo daba a nuestras madres o abuelas como lavar pañales o paños higiénicos, que era lo que utilizaban las mujeres cuando tenían la menstruación, lo hemos sustituido por pañales de usar y tirar o por compresas y tampones también de usar y tirar.

Se ahorra tiempo, esfuerzo y, por tanto, no cabe duda que, resulta más cómodo. Pero, la contrapartida es que generamos mucha basura.

Ya que, casi ninguno de nosotros estaría dispuesto a renunciar a las comodidades y avances de la vida moderna, al menos vamos a intentar compensar la parte más negativa de ella concienciándonos de lo importante que resultan ciertos gestos, que de forma individual no tendrían mucha repercusión, pero si todos los adoptáramos el beneficio sería muy notable.

Uno de esos gestos con el que contribuimos a mejorar la salud del planeta es reciclando correctamente.

Saber a qué contenedor hay que tirar los distintos tipos de desechos que generamos y, muy importante, si hay peques en casa enseñarles, como si fuera un juego más.

Por eso hoy os propongo a todos, niños y adultos, jugar a reciclar.

Como todo juego tiene sus reglas, probablemente os las sepáis pero, por si acaso, hacemos un repaso.

CONTENEDOR GRIS
Restos orgánicos: comida, ceniza, pañales, compresas, papel sucio, bastoncillos, preservativos, cuchillas de afeitar.

CONTENEDOR AMARILLO
Botellas de plástico, botes de productos de limpieza, higiene o cosmética.
Tapas y tapones de plástico.
Bolsas de plástico.
Envases y tapas de yogurt.
Tetra briks.
Latas de refrescos.
Latas de conservas.
Sprays (ambientadores, aerosoles, insecticidas). Bandejas de corcho blanco o de aluminio.
Papel aluminio y film transparente.
No tirar en este contenedor: juguetes de plástico, cubos de plástico, utensilios de cocina, biberones o chupetes, guantes usados, cepillos de dientes, bolígrafos, rotuladores. Todos ellos irán al contenedor gris (restos). En el caso de los juguetes, si están en buen uso, deberíamos donarlos a alguna asociación, parroquia u ONG para que otros niños los puedan disfrutar.

CONTENEDOR VERDE
Vidrio utilizado para envasar alimentos o bebidas. Siempre sin tapas de metal o corcho.
No tirar en este contenedor: vasos, vajilla, espejos, bombillas, tubos fluorescentes, cristales de ventanas.

CONTENEDOR AZUL
Papel y cartón que no estén sucios. Si tienen una ventana de plástico, retirarla y tirarla en el contenedor amarillo. En el caso de los cuadernos, retirar la espiral que echaremos en el contenedor gris.
No tirar en este contenedor: fotos, radiografías, etiquetas adhesivas, papel carbón, papel autocopiativo, papel encerado, papel higiénico, papel de cocina, servilletas de papel, papel aluminio.

Para completar la operación reciclaje tenemos los llamados “puntos limpios”.

Espacios donde disponemos de contenedores para depositar pilas, baterías, aceites vegetales, aceites de motor, radiografías, bombillas, fluorescentes, electrodomésticos, cartuchos de impresora, pinturas, disolventes, vajilla, menaje de cocina, ropa y medicamentos.

En algunas ciudades o pueblos el punto limpio consiste en una unidad móvil que se desplaza por los distintos barrios o poblaciones para recoger nuestros residuos. En el ayuntamiento de nuestra ciudad o en sus redes sociales nos informaran del lugar, los días y los horarios en los que podemos utilizar este servicio.

Ojalá este post os haya ayudado a resolver alguna duda y os anime a practicar el juego del reciclaje hasta convertiros en auténticos campeones.